Acervo Poético

blog de poesía olvidada y poco leída

Mujer Triste

Deja un comentario

 

     A lo largo de su obra, Emma de Cartosio ensayó diversos acercamientos al mundo infantil. Podemos citar algunos de sus versos:

“Con ojos de escondida y manos de mancha

ya perseguías, Angustia, mi niñez de plazas”

También enumerar sus soportes o procedimientos: Una colección de elegías para cuya escritura intentó el regreso al tiempo en que tales cosas no se escriben ni pueden escribirse: la infancia. La composición de un libro “ni para chicos ni para grandes. Un libro para gente triste” donde le habla a la niña que ella misma fue y con fervor le desea que nunca llegue a comprenderlo. Cuentos infantiles situados en la pampa, en castellano y en francés, para los niños que la conocen y para los que sólo la imaginan.

 Nunca sus juegos con este tema –el capital de su obra- fueron tan inquietantemente originales como en este poema. No adelantaremos nada sobre la escena que encierra. Es probable que una vez recorrida los lectores elijan continuar el silencio.

 Uno de los críticos de la hoy relegada obra de Emma de Cartosio destacó la calidad de los símbolos utilizados y la medular importancia que la autora confiere a la estructuración de las imágenes. Esos principios -que pueden ser la buena base de una literatura-, se encuentran, para bien de los personajes y de nosotros, en los veinte versos de este poema.

cartosio

Carátula original de Spilimbergo para el poemario “El arenal perdido” de Emma de Cartosio, 1958.

Mujer

Mujer joven.

Mujer triste.

Mujer:

pasaste tu izquierda con alianza

y sin amor por mi pelo rubio.

Pasaba tristeza de muchacha

esposa por mi pelo al sol.

Te miré con mis azules de cinco

años y sonreí, ¿por qué sonreí?,

El rodete caído sobre los frágiles

hombros que mucha soledad soportaban.

El flequillo dorado sobre la frente

aun sin el ceño que después la marcara.

Entre tus hombros y mi frente, algo

se extendió uniéndolos como bocas.

Se besaron, sí, los dos desprotegidos

mientras sonreíamos sin saber porqué.

Mujer joven.

Mujer triste.

Mujer.


“Elejías analfabetas” [sic], Edición Julio Herrera y Reissig, Montevideo 1960

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s