Acervo Poético

blog de poesía olvidada y poco leída

¿Un sueño?

Deja un comentario

       A la edad de dieciséis años Graham Greene estaba en problemas. Su destino fue Londres y un analista de formación jungiana que le asignó la tarea anotar los sueños de cada noche. Greene procedía en un cuaderno de contabilidad a doble entrada, a un lado de la línea describía el sueño, al otro las asociaciones y exégesis que se le ocurrían. En una de sus experiencias autobiográficas, “A sort of life”, no aclara si sintió preocupación, vergüenza o curiosidad la tarde en que llegó a la sesión sin ningún sueño para contar, pero sí que, ante esa situación, se le propuso o impuso que inventara uno. Para decirlo de modo borgeano: en ese momento la primera letra del mundo literario del escritor Graham Greene fue articulada.

 No  sabemos si Marechal soñó la escena que sigue o si sólo eligió el título para mejor conducirnos por ella. Bajo forma de poema apareció en la revista Síntesis en junio de 1928 sin ser luego incorporada a los poemarios del autor.

 Marechal recrea una idea que a veces ha visitado al dolor de los hombres: la de una ribera espectral -que quizá esté en este mundo-, a la que van nuestros queridos muertos.

 

Arnold Böcklin "La isla de los muertos" (versión de 1883)

Arnold Böcklin “La isla de los muertos” (versión de 1883)

 

Descripción de un sueño

(compendio)

“Tu cuerpo, transitiva pesadez en la tierra

sobre tablas de guindo, junto a luces de cera.

Y el sabor de tu muerte bajo todas las lenguas.

En la entraña de un gamo la leyeron los brujos:

un cometa se vio por el cielo de luto

y un ángel con un torvo gavilán en el puño.

Desde tierras y aguas vinieron los cuñados:

ataban en el poste rumorosos caballos

y el olor de tres noches caía de sus manos.

¡Oh pena! Las mujeres verdugas del silencio

cantaban con puñados de ceniza en el pecho,

se quebraban sus voces como un haz de sarmientos.

Después, a la deriva, nos condujo una barca

por un lago sin nombre, más allá de las patrias:

tu cabello caía vertical en el agua.

En tus ojos durmientes, bajo el párpado mustio,

ya se descomponían los paisajes del mundo,

se disipaban ya como torres de humo.

Yo callaba en la proa, remero fabuloso;

callaba, y el silencio nacía de tus poros

como el sudor helado de una planta en agosto.

¿Cuánto tiempo bogamos? El tiempo era distinto:

semejante a una racha que se hubiera dormido

ya no soplaba el tiempo sobre nuestro destino.

Cuando atracó la nave junto a la escalinata

vi una esfinge de piedra con dos ojos de ágata:

una mitad reía y la otra mitad lloraba.

Hasta la Puerta de Oro conducen diez peldaños.

A tu fatiga dócil era un lecho mi brazo.

Frente a la Puerta de Oro se levantaba un árbol.

Tenía un solo fruto y una flor y una hoja

y una rama y un ave de palabra monótona:

“¡Pudo ser! ¡Pudo ser!” – balbucía en la sombra.

Y luego, ante tu muerte se abrió la Puerta de Oro

y te llevó una mano del color del otoño

y la puerta cerróse tras de ti. Quedé solo…

Te llamé con mi voz y mi puño diez siglos,

diez años o diez noches: ¡el tiempo era distinto!

semejaba un arroyo que se hubiera dormido.

Y destrocé mis puños hasta que vino el ángel;

un ala era de cielo y otra color de sangre.

Me dijo estas palabras que suenan a metales:

“El amor es la vid que se riega en exilio

con el agua y la sal de los ojos llovidos.

Más allá de tus ojos colgarán los racimos”.

Y espero desde entonces, y mi danza es alegre,

porque un día la puerta se abrirá. Sus dinteles

cruzaré fustigando mi caballo de muerte.”


Revista Síntesis, Buenos Aires, año II, nro 13, Junio de 1928; luego recogido en las Obras Completas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s