Acervo Poético

blog de poesía olvidada y poco leída

Un sembrador

Deja un comentario

 

      Con cierto gesto milyunanochero, el cuarto poemario de Eduardo Gonzalez Lanuza se compone de cien cantares “…y uno más”. También, del eco de dos tradiciones del mundo del autor: el aire popular del cancionero de su España natal y una eficiente lógica –aquí al servicio de la elegancia- tal vez adquirida en su formación y oficio de químico industrial.

 El hecho de reunirlos bajo el título “Puñado de Cantares”, puede revelar que Gonzalez Lanuza viera en estos breves poemas algo de esperanzadas simientes portadoras de algún código lírico. En los versos finales de un soneto ya había jugado, de modo memorable, con la imagen del sembrador:

 

 “Cumplo con humildad la más sencilla

  de las labores que me fueron dadas:

  con mis mortales manos embarradas

  muerta entierro a la muerte en la semilla.”

 

 Verán ustedes, a casi setenta y cinco años de haber sido escritos, la vitalidad perenne con que estos poemas siguen prendiendo en la imaginación de los lectores.

 

Al centro, Gonzalez Lanuza en los laboratorios de la cervecería Quilmes en el año de la publicación del libro, 1940.

Al centro, Gonzalez Lanuza en los laboratorios de la cervecería “Quilmes” en el año de la publicación del libro, 1940.

                           

                           

                                 1

       El papel estaba en blanco,

       estaba; ya no lo está,

       no mates esa blancura

       y acúnala en un cantar.

 

                                7

        Tus miradas -limpios ríos-

        en el aire desembocan;

        cauces de apretada luz

        fertilizando las sombras.

 

                              19

         Hila lucero

         tu camino por el cielo,

         (órbita para los pocos

         y danza para los menos).

 

                              21

           Por mi silencio sin fondo

          nadan los peces palabras,

          y todos ¡ay! se me mueren

          cuando los saco del agua.

 

                              36

          A la vera de la fuente

          dormí la noche y el día;

          aguas abajo iba el tiempo,

          y mi sueño aguas arriba.

 

                             44

           Tu soledad y la mía

           míseras y elementales:

           qué son frente a la de Dios,

           soledad de soledades.

 

                             59

            No turbes esta quietud

           de céspedes y árboles serios

           ni con el roce del ala

           del más  limpio pensamiento.

   

                              91

              Hacia un mineral país

             se hunden las vetas del mármol,

             y tiene un único sueño

             su inmóvil tiempo cuajado.

 


“Puñado de Cantares”, Buenos Aires 1940

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s